Pretende convertir a la Ciudad de México en un jardín Gigante

El arquitecto mexicano Fernando Ortiz Monasterio fue tachado de loco al pretender construir un jardín sobre las columnas que sostienen el segundo piso del periférico; sin embargo y con los buenos resultados conseguidos, este proyecto ha florecido en base a un modelo de tecnología y financiamiento que marca un precedente internacional y ahora es buscado en otros países para repetir y aplicar el modelo que desarrolló en México.

CDMX jardín gigante

Para el arquitecto y director de “Verde Vertical” y creador del proyecto “Vía Verde” es un gran orgullo y gran éxito el haber desarrollado: “un poyecto que no tiene ningún precedente en el mundo, nunca se había desarrollado  una transformación urbana con jardines de forma vertical de ese tamaño. Lo más grande que se había conseguido según el récord Guiness era un jardín de 3,000  metros cuadrados y este proyecto es de 60,000 metros cuadrados, lo cual se traduce en 20 veces más grande en tamaño”.

El periférico de la Cuidad de México es el jardín más grande el mundo y puede ser apreciado por cualquier persona que lo recorra gracias a la iniciativa de transformar la infraestructura urbana en la Ciudad de México que lleva por nombre “Vía Verde”.

Otro aspecto que resulta admirable es que el costo de este proyecto ha sido sufragado con la venta de publicidad en el espacio vial pues Fernando Ortiz no recibió ni un solo peso de financiamiento público. El costo de este jardín es de 360 millones de pesos que es el resultado de colocar este jardín vertical a lo largo y ancho de 1,038 columnas que sostienen el segundo piso del periférico y que ha generado el 93 por ciento de aceptación de la población que gusta de disfrutar de mas áreas verdes en la Ciudad de México.

El arquitecto egresado de la Universidad Iberoamericana tuvo la visión de realizar este sueño al observar que en Madrid, España existe una estructura de plástico y tela que se levanta sobre una edificación y con el paso del tiempo florecen plantas y flores. Ortiz Monasterio contactó al botánico francés Patrick Blanc que es creador de estas instalaciones con la intención de traer este proyecto a México y descubrió que resultaba caro: un metro cuadrado de área verde tiene un costo de 3,000 euros. Ortiz Monasterio también se enfrentó al tema de la patente y debía esperar a que esta caducara, situación que sucedió un día después de haberlas consultado lo cual interpretó como una señal para dar paso a su obra.

Verde Vertical

Fernando Ortiz Monasterio creó en 2008 Verde Vertical que es un taller que pretende recuperar espacios para la naturaleza reutilizando techos, columnas y muros en los edificios de la Ciudad de México. El arquitecto y empresario creo sus propias patentes y tecnologías para sus propias creaciones pues existían resistencias de personas que intentaban convencerlo que la idea de hacer crecer plantas fuera de la tierra era prácticamente imposible lo cual en lugar de desanimarlo le dió la certeza de que su idea era más que viable. El empresario aprovechó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que cada habitante debe tener por lo menos nueve metros de áreas verdes con el objetivo de prevenir enfermedades respiratorias, y descubrió que los habitantes de la Ciudad solo tienen un 3.7 metros cuadrados de este mínimo recomendado. Esto debido a que no se encuentra espacio disponible por causa del avance de la marcha urbana. La idea de Ortiz Monasterio es la de llenar con plantas y jardines 40 millones de metros cuadrados.

El proyecto del arquitecto llega en 2017 a la plataforma en Internet Change.org con el objetivo de recaudar firmas y generar su proyecto. En la primera semana se recolectaron 80,000 firmas de ciudadanos interesados en la realización del proyecto y sus beneficios y al mismo tiempo conseguir la atención del gobierno para que les facilitara la realización del mismo.

Las autoridades llamaron Ortiz Monasterio y al actor mexicano Luis Gerardo Méndez quien se sumó al proyecto brindándole voz y publicidad a este ambicioso proyecto, el gobierno se mostró interesado en el jardín y sus beneficios y dió luz verde para la instalación del mismo en las columnas que corren desde Toreo Cuatro Caminos hasta la salida hacia la Ciudad de Cuernavaca.

Otro gran beneficio que aporta el proyecto del arquitecto es que las telas que se utilizan sobre las columnas están hechas a base de botellas PET recicladas lo que significa una transformación de 3 millones de botellas que se recolectan en los basureros de México que dan lugar al hilo que tratan los internos de los Centros de Readaptación Social en la Ciudad de México donde en centros como Santa Martha Acatitla se capacita  y trabajan 50 personas que reciben remuneración y que generan el material que es colocado en las columnas donde la hidroponía permite el crecimiento de las plantas.

Fernando Ortiz Monasterio se muestra emocionado y motivado al pensar que los proyectos que vengan sean orientados a que cambie el rostro de los espacios urbanos donde sus habitantes se vean beneficiados por estos espacios que se han visto reducidos por efecto de la urbanización que no contempla las áreas verdes como un espacio básico para la existencia en general. Para el arquitecto mexicano es: “un orgullo que este proyecto mexicano se convierta en un referente a nivel internacional”; de hecho varias personas y profesionales del mundo lo han contactado para replicar su proyecto así que no sería sorpresa encontrar este tipo de jardines en lugares como Inglaterra, Argentina, Japón, Panamá, Estados Unidos, Colombia o Alemania entre otros.

Comparte:

Aquí encontrarás sólo buenas noticias sobre México y su gente. ¿No crees que es hora de destacar a los mexicanos que sobresalen, destacan y son un ejemplo a seguir, así como resaltar nuestras orgullosas costumbres y tradiciones? Nosotros tenemos esa meta. ¡Gracias por compartir!
COMENTA:
MEXICONTENTO México contento © 2019. Sitio realizado por: Creativos México Diseño Web